Qué comen las tortugas marinas

En anteriores posts estuvimos viendo todo lo relacionado acerca de las tortugas marinas y qué comen las tortugas de tierra. En este caso, vamos a continuar el camino conociendo qué comen las tortugas marinas. Analizaremos a fondo los hábitos alimenticios de estas tortugas, puesto que difieren bastante con las tortugas terrestres. Entre las especies de tortugas marinas que existen, hay diferencias en cuanto a la dieta que siguen. Algunas comen carne y otras plantas.

¿Quieres conocer qué comen las tortugas marinas? Sigue leyendo para conocerlo todo.

Generalidades

Existen diferentes formas de alimentarse para las tortugas marinas. Algunas sólo comen carne, mientras que otras solo plantas. También las hay aquellas que comen carne cuando son jóvenes, pero conforme van creciendo y madurando modifican su dieta a solamente plantas. Esta razón es la que hace que entre diferentes especies nos encontremos con un tipo de mandíbula general entre todas ellas.

Por ejemplo, la tortuga verde tiene la mandíbula dentada. Cuando son jóvenes empiezan comiendo carne, pero conforme se van haciendo adultos se van pasando a la comida vegetal. Sin embargo, si nos fijamos en otras especies como la tortuga caguama y la tortuga golfina podemos observar que sus mandíbulas son tremendamente poderosas. Esto se debe a que son carnívoras durante toda su vida. Ese tipo de mandíbula les hace poder aplastar y moler la carne de todas sus presas.

Por otro lado, nos encontramos con una mandíbula de tipo pico característica de la tortuga carey. Esta forma tan curiosa es debido a que comen de los alimentos que se encuentran en las grietas de los arrecifes de coral. Su fuente de alimento principal son las esponjas, camarones y calamares que se esconden allí para protegerse.

La tortuga baula tiene una mandíbula preparada solamente para comer alimentos blandos como lo son las medusas. Por ello, la mandíbula está diseñada con forma de tijera y no puede cortar nada más duro.

Metabolismo de las tortugas marinas

Los mares y océanos son lugares donde la comida no es siempre estable. Ha

y momentos y épocas del año donde, dependiendo de las circunstancias, el alimento escasea. Es en estos momentos donde las tortugas marinas activan una alteración en su metabolismo para poder pasar gran tiempo sin necesidad de comer para mantenerse con vida. Exactamente son capaces de quedarse hasta 3 meses sin necesidad de comer y no morirán en el intento.

Gracias a esta extraordinaria capacidad de modificación de su metabolismo han podido sobrevivir y adaptarse a numerosos hábitats naturales. Esto sirve para un periodo como el que hemos nombrado. Sin embargo, si la falta de alimento perdura durante mucho más tiempo, podría convertirse en un gran problema para la supervivencia de estas especies marinas. Ante esta situación de falta de alimentos, lo que más hacen las tortugas es migrar a otras zonas para buscar donde comer.

Existen numerosas investigaciones que han estudiado a las tortugas marinas para conocer la forma más común que tienen para alimentarse. Cuando las condiciones ambientales son adversas y la facilidad para encontrar alimento disminuye, estos inteligentes animales son capaces de convertirse en auténticos oportunistas. Esto significa que consumirán todo lo que tengan en sus manos y harán todo lo posible por aprovechar las circunstancias beneficiosas para alimentarse de lo que puedan.

Este tipo de comportamiento es más común en tortugas alturas que en jóvenes.

Cuánto comen las tortugas marinas

Como hemos mencionado, ante la escasez de alimento las tortugas marinas son capaces de migrar largas distancias para, en lugares lejanos a su hábitat natural, encontrar el alimento que tanto necesitan. Pero claro, también hay que tener en cuenta que, una vez que viajan lejos, tienen que volver. Por el camino es necesario que encuentren grandes cantidades de comida para satisfacer las necesidades y volver con fuerza a casa.

Las hembras son capaces de consumir grandes cantidades de comida antes de salir a tierra para tomar parte en el proceso de nidación. Es un trabajo que les conlleva reunir una gran cantidad de energía y una experiencia que podría acabar con sus vidas durante el proceso. Cuando salen a tierra tienen que recorrer distancias suficientes como para garantizar que el oleaje no acabará destruyendo el nido. Una vez elegido el sitio, se pasará a excavar un área para depositar los huevos y volver al agua.

El proceso de nidación puede tomar varias horas, por lo que necesitarán gran cantidad de energía para ello. Si el alimento escasea en el hábitat natural, las hembras se encuentran en graves aprietos y están obligadas a migrar a otro lado para anidar.

Por lo general, medir la cantidad de alimento que comen las tortugas es algo complicado. Esto depende de muchos factores. Lo primero, depende de qué tipo de especie estamos hablando. El hábitat donde se encuentra también es importante tenerlo en cuenta, ya que es el condicionante de la cantidad de alimento disponible que habrá en cada momento. También depende de la época del año en la que nos encontremos. No es lo mismo la cantidad de comida que tienen que ingerir para prepararse en los meses de apareamiento, verano y la migración que normalmente.

Depredadores de las tortugas marinas

En muchas zonas se les hace muy difícil encontrar alimento debido a la sobrepesca. Muchas de las tortugas son capturadas accidentalmente a causa de la técnica de la pesca de arrastre.

Lo que no hemos tenido en cuenta a la hora de ver cuánto comen las tortugas marinas es que, mientras buscan alimento, ellas mismas pueden ser alimento de otros. Algunos depredadores se encuentran al acecho de estas tortugas y son los tiburones y ballenas. Ante estos animales el caparazón les es de poca ayuda, por lo que tienen que huir.

Gracias a la coloración que tienen, en muchas ocasiones nos podemos encontrar con tortugas de buen camuflaje para esconderse ante los depredadores. Todo ello lo hacen para aumentar las probabilidades de no convertirse en comida.

Como pueden ver, la vida en el medio marino es bastante difícil a pesar de ser el ecosistema más rico de todo el mundo. Las tortugas marinas deben buscar mucho la comida para poder sobrevivir, por lo que su vida no es tan fácil.



Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.