Tortuga cabezona (Platysternon megacephalum)

La tortuga cabezona es una especie que se distingue muy fácilmente de las demás. Tan sólo hay que observar su cabeza triangular. Además, sólo tienes que observar su modo de vida y sabrás de qué tortuga estás hablando. Y es que son completamente nocturnas (algo muy raro en estos animales). Su nombre científico es Platysternon megacephalum y su enorme cabeza triangular la hace ser muy especial.

¿Quieres conocer toda la biología y características de este animal tan único? En este post podrás aprender todo sobre ella 🙂

Características principales

Como hemos mencionado antes, la características más distintiva de esta especie es su cabeza. Su tamaño es muy grande en proporción con el resto del cuerpo y es de tamaño triangular. Tal es la diferencia de tamaños que no puede meterla en su caparazón cuando necesita protegerse.

En cambio, la parte superior y los lados de la cabeza están cubiertos de un gran techo constituido por huesos. Este techo actúa como escudo y protección y no lo tienen el resto de tortugas. Casi todos estos animales tienen la cabeza con hueso sólido. En cuanto a la mandíbula, la tiene en forma de gancho con los bordes revestidos con otra cubierta córnea dura. El hecho de que su cabeza no pueda esconderse en el caparazón no quiere decir que esta tortuga esté indefensa. Debemos recordar que en la naturaleza existen procesos de adaptación por el que las especies consiguen sobrevivir en su hábitat.

Entre la mandíbula y los ojos tan sólo existe una pequeña franja de piel que no tiene protección. Es en las mejillas, ojos y bordes de la boca donde está desprotegida. Otra manera fácil de distinguir a esta tortuga, aparte de por su enorme cabeza, es por su larga cola delgada. Su cola con respecto a otras tortugas es bastante larga y delgada. Además, su caparazón es bastante aplanado y con forma rectangular. En la parte delantera es más cuadrado y en la posterior más redondeado.

Color y tamaño

Si pasamos a analizar los colores, nos encontramos con que su parte superior del caparazón es de color amarillo a marrón. En algunas ocasiones puede volverse más oscuro. Su plastrón es también de color amarillo, aunque va variando dependiendo de las subespecies. Las patas las tiene cubiertas por grandes escamas al igual que su larga y delgada cola. Al ser tan musculada, emplea la cola como un miembro adicional para soportar el peso.

Estas tortugas pueden llegar a medir hasta 20 cm.

Biología de la tortuga cabezona

Hay otra característica que sirve para diferenciar perfectamente a esta tortuga del resto. Y es que aparentemente es una tortuga nocturna. Esto se debe a que se pasa la mayor parte de su día enterrada bajo el agua o en depósitos de grava. También se le puede encontrar escondida en algunas grietas de rocas.

Por lo general, viven cerca de las orillas de los ríos y detrás de las cascadas. Les gustan los lugares húmedos. Es por la noche cuando salen a buscar comida y permanecen más activas. Lo normal es que a una tortuga le encante tomar el sol y mantenerse calentitas. Sin embargo, esta tortuga actúa al contrario.

Cuando llega la noche, sale en búsqueda de comida a los fondos de arroyos y, en ocasiones, fuera del agua a lo largo de la orilla. Esta especie se caracteriza por trepar a los árboles, pero no está bien capacitada para nadar. Se suele aferrar a las rocas y le resulta más ventajoso que nadar en aguas rápidas.

Área de distribución y hábitat

Se distribuye por el sureste de China, isla de Hainan, Vietnam, Laos, Tailandia, Myanmar, Birmania e Indochina.

Esta tortuga habita en ríos de montaña con poca profundidad y anchura, habitualmente con fondos muy pedregosos.

Alimentación

Su dieta es casi exclusivamente carnívora. Gracias a sus mandíbulas fuertes y huesudas es capaz de alimentarse de algunos crustáceos y moluscos. También es capaz de cazar a muchos peces que se encuentra en los ríos.

Si el alimento escasea durante un tiempo, acabará comiendo insectos, gusanos, anfibios, pequeñas aves y mamíferos. Para tenerla en cautividad, es importante darle con frecuencia alimento vivo. Así la mantendremos con buenos reflejos.

Comportamiento y mantenimiento

Debido a su tamaño tan pequeño, son muchas las personas que quieren tener a la tortuga cabezona como mascota. Sin embargo, hay que conocer su comportamiento correctamente antes de tenerla en casa.

Por lo general se caracterizan por ser muy agresivas. Son capaces de herir gravemente las manos y dedos de los criadores. La mayor parte del tiempo estarán en el fondo del estanque y estarán activas en la noche. Por ello, no es una tortuga con gran atractivo para mascota. Son malas nadadoras, por lo que estarán caminando por los fondos y trepando las paredes del estanque para poder salir.

Es importante tenerlas aislada de otros animales de la misma especie, puesto que son muy agresivos. Debe tener un acuario de gran tamaño o, por el contrario, un pequeño estanque al aire libre. La profundidad debe ser de unos 50 cm en la parte más profunda y 20 cm en el resto. El acuario debe acabar en forma de playa para que la tortuga pueda salir fuera sin problemas. Al ser mala nadadora, irá andando hasta la orilla.

Para evitar que se escape por ser buena escaladora, el vallado debe ser bueno. Aunque son malas nadadoras, el acto de trepar se les da bastante bien. Cuando llega el invierno, probablemente hiberne sin dar problema ninguno. Para ello, el acuario debe estar provisto de muchas piedras de río grande donde ella se sienta protegida.

Como podéis ver, es una tortuga que no tiene mucho atractivo como mascota, pero aún así, muchas personas la tienen.

Estado de conservación y amenazas

La tortuga cabezona está clasificada como En Peligro (EN) en la Lista Roja de la UICN y figura en el Apéndice II de CITES. Sus principales amenazas se deben a que la tortuga cabezona aparece en los mercados de alimentos de Asia y es muy demandada en China, Laos y Vietnam.

La especie también es vendida por los comerciantes de animales de compañía y por desgracia, la creciente escasez en la naturaleza es posible que conduzca a una mayor demanda y un mayor valor de mercado, alentando a su captura en el medio silvestre.

Esperemos que esta tortuga no desaparezca a causa de sus amenazas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.