Tortuga de las Galápagos (Geochelone Nigra)

Una de las tortugas más grandes que existen habitan en el Archipiélago ecuatoriano de las Islas Galápagos. Así, la tortuga de la que vamos a hablar hoy recibe su nombre, la tortuga de las Galápagos. Su nombre científico es Geochelone Nigra y son consideradas tortugas gigantes.

¿Quieres conocer toda la biología de las tortugas Galápago?

Características principales

Como hemos mencionado, la característica que destaca en este tipo de tortugas con respecto al resto es su tamaño. Son capaces de alcanzar hasta dos metros de longitud en la edad adulta. También son de las tortugas más pesadas. Pueden llegar a pesar 250 kilos en promedio, aunque también se encuentran ejemplares más pesados. No poseen dientes pero sí tienen un pico óseo. Lo utilizan para alimentarse y es muy importante para su supervivencia. Lo utilizan también para retirar las plantas que hay por el camino y para defenderse.

En cuanto a sus colores, los más predominantes son los verdes oscuros y negros. Su piel es bastante rugosa y presenta escamas. Dependiendo de la variedad de tortuga galápago se pueden observar algunas diferencias en las estructuras del caparazón y piel. Son las tortugas más longevas conocidas. Aunque aún hay estudios que intentan ver cuántos años es capaz de sobrevivir, se sabe que pueden durar 170 años.

Debido a su longevidad, en la antigüedad han sido objeto de cultura y creencias en muchas tribus y pueblos. Eran considerados animales tranquilos con mucha sabiduría y paz.

Comportamiento

Dentro de la familia de las galápagos, existe una gran variedad de comportamientos entre ellas. La mayoría son animales bastante sedentarios y nada curiosos por descubrir nuevas zonas. Otras muchas optan por desplazarse a otros lugares donde pueden vivir más cómodas y alimentarse mejor.

Son animales a los que le encanta tomar el sol, aunque no lo hacen en las horas puntas del día.  Cuando se refugian, lo hacen en lugares más frescos y húmedos de la isla. Donde hay mayor vegetación donde acomodarse.

Alimentación

La alimentación de las tortugas galápagos está formada principalmente por plantas. Por ello, son consideradas herbívoras. Conforme van caminando a lo largo de la isla, se van encontrando con plantas carnosas. Estas plantas les aportan los líquidos necesarios para mantenerse hidratadas. Son capaces de comer cactus sin verse afectadas por las espinas.

Cuando no hay mucho alimento, también incorporan en su dieta algunas frutas, pequeños anfibios e incluso algunos crustáceos. Puede consumir hasta 80 libras de alimento por día y como come tan despacio, puede demorar muchas horas para completar esta tarea.

Debido a su metabolismo tan lento son capaces de estar periodos de tiempo largos sin comida ni agua. El periodo más largo hasta ahora descubierto han sido 18 meses. Ante la falta de agua, las tortugas son capaces de beber mucha agua y almacenarla de reserva.

Hábitat y área de distribución

Como su nombre indica, las Islas Galápagos son su hogar. Por lo general, migran durante las estaciones para encontrar hierba. Lo hacen en las zonas más altas donde la hierba está más húmeda y pueden incorporar mejor el agua que necesitan. Año tras año utilizan los mismos senderos para migrar (como hemos mencionado, son muy pasotas para descubrir mundo).

Reproducción

Las Galápagos son capaces de aparearse en cualquier época del año. Para garantizar un mayor éxito reproductivo prefieren hacerlo en las épocas de mayor humedad. Los machos son muy agresivos entre sí para cortejar a la hembra. Con esto ganan el derecho a aparearse con ellas. Las peleas incluyen fuertes mordidas y puede tardar hasta horas.

Cuando por fin acaban el apareamiento, la hembra recorre largas distancias para asegurarse un lugar seguro para depositar los huevos. El lugar escogido tiene que estar fuera de peligro ante cualquier tipo de inundación. Una vez elegido el lugar, cava el agujero y creará el nido donde pondrá hasta 16 huevos. Posteriormente pasará a cubrirlos para protegerlos. Cada hembra es capaz de realizar 4 nidadas por cada temporada.

Mientras las tortugas son jóvenes, permanecen en el nido durante 4 u 8 meses. Conforme las temperaturas vayan aumentando, se van antes del nido. De todos los huevos puestos, no todos sobreviven. Muchos huevos son atacados por depredadores y otros cuantos recién nacidos son sorprendidos mientras realizan sus primeros pasos.

Al igual que todas las tortugas, cuando nacen, tienden a ir andando en búsqueda del agua.

Tipos de tortugas Galápago

Dentro de la familia de las consideradas tortugas gigantes, hay algunas variedades. Todas siguen el criterio de la zona en la que habitan. Hay algunas tortugas que habitan en las zonas donde la humedad es mayor. Esto lo hacen porque allí la vegetación es más abundante y profunda. Las tortugas que viven en ambientes más húmedos presentan el caparazón en forma de domo y habitan las zonas cercanas a la Isla de Santa Cruz y los volcanes.

Otro tipo de tortugas gigantes son aquellas que tienen el caparazón con forma de silla de montar. Gracias a esta peculiar forma, son capaces de sacar el cuello para buscar el alimento de una forma más fácil. Suelen habitar en las zonas más secas, donde el número de plantas está más reducido. En vez de eso, ingieren otro tipo de alimento.

Amenazas

A lo largo de los miles de años, las tortugas galápagos han ido sufriendo la caza y la piratería incontrolada. Ello ha provocado un peligro grave en la supervivencia de la especie. Ha llegado a tal punto, que hay algunas variedades de tortuga galápago que hoy en día son extintas. Entre ellas se encuentra la tortuga gigante Floreana. Algunos estudios genéticos demuestran que hoy día existen algunos híbridos de tortugas Floreanas viviendo en la isla.

Curiosidades de la tortuga galápago

Estas tortugas tienen los pies redondeados y una mandíbula muy fuerte a pesar de que no tienen dientes. Los ejemplares que habitan en las zonas más frías de la isla tienen su concha en forma de cúpula y no les permite sacar el cuello para buscar alimento. Esto es un mecanismo de adaptación a los ambientes fríos.

Estas tortugas gigantes son animales de sangre fría, lo que significa que su temperatura corporal no es estable. Debido a eso, disfrutan tomando el sol por largas horas durante el día, a veces hasta 16.

Esta es una gran tortuga conocida como la más grande y longeva del mundo. Sería una pena que acabaran extinguiéndose. ¿Te gustaría ver algún ejemplar en persona?


Categorías

Especies de tortugas

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.