Tortugas terrestres

Existen dos tipos de tortugas en este mundo. Primero están las tortugas terrestres y luego las marinas. Ambas se diferencian en muchos aspectos, aunque muchas personas las confundan. Sus diferencias se pueden ver a simple vista con tan sólo prestarles algo de atención. Entre las tortugas terrestres hay muchas variedades de especies y clases.

En este artículo vamos a analizar las características de las tortugas terrestres y explicaremos qué comen y cómo cuidarlas en caso de tenerlas de mascota. ¿Quieres saber más sobre ellas?

Rasgos distintivos de las tortugas terrestres

Estos animales son bastante populares entre los seres humanos por ser animales dóciles y tranquilos. Esta característica las hacen ideales para ser animales domésticos. En muchas familias se adoptan tortugas como mascotas y se convierten en parte de la familia.

Pero, ¿cómo podemos distinguir a una tortuga terrestre a simple vista? Es más sencillo de lo que se puede pensar. El largo y el ancho del cuello se contraen y estiran con más facilidad que las tortugas marinas. Además, pueden guardar el cuello dentro del caparazón como estrategia para protegerse de ataques de depredadores.

Son animales que poseen cuatro patas y una cola cuyo tamaño y grosor varía dependiendo del sexo y la especie. El caparazón se convierte en un componente indispensable para la vida de estos animales. Su columna vertebral está unida en gran parte a él. Si se le daña el caparazón a una tortuga puede tener problemas hasta de respiración. Esto lo hace convertirse en un elemento muy importante.

Estos animales tienen un periodo donde mudan su piel y algunas partes del caparazón. Lo hacen para quitarse la piel más vieja y fortalecerse. Las tortugas terrestres tienen un metabolismo vinculado a la temperatura que haya en el ambiente. Por ello, cuando llega el invierno y las temperaturas son demasiado bajas, estos animales realizan la hibernación. No obstante, si tienen un ámbito doméstico donde no sienten los impactos de las temperaturas de la misma forma, no realizar este proceso.

Es cierto que se dice que las tortugas viven muchos años y con mucha razón. La vida media de estos animales se encuentra en 60 años. Por lo que si la adquieres como mascota y no enferma, podrá estar la mayoría de tu vida a tu lado.

Distintas especies de tortugas

Existen muchísimas especies de tortugas terrestres. Entre ellas se mencionan algunas más conocidas como la tortuga rusa, la estrellada, la tortuga mediterránea y la argentina. Son de las tortugas más demandadas por aquellos que las quieren como mascota.

Desgraciadamente, las tortugas no lo tienen muy fácil para sobrevivir dado los impactos que produce el ser humano en los ecosistemas naturales. La capacidad de adaptación a los cambios del medio en el que se desenvuelven no es tan grande como el de otros animales o plantas. Esto ha llevado a numerosas especies de tortugas a la extinción.

Para reducir este problema se está regulando y prohibiendo la compra venta de muchas tortugas terrestres. Además, son muchas las prohibiciones que hay de actividades humanas en entornos naturales para proteger el hábitat. Tenerlas en cautiverios está prohibido en muchos lugares. Esta medida se ha hecho para frenar la extinción de estos animales.

Quien desee tener una tortuga terrestre tendrán que hacerlo correctamente. Esto se realiza mediante una adquisición de un permiso de una persona autorizada de forma que se controlen los daños a estos animales.

Reproducción de las tortugas de tierra

Hay muchas familias que no sólo tienen una tortuga como mascota, sino que tienen una pareja. Un macho y una hembra tendrán una reproducción muy sencilla, ya que no tienen que buscarlas en el entorno natural. El periodo de reproducción dura unas nueve semanas de gestación. La cópula tan sólo dura unos 20 minutos.

Es importante que las tortugas domésticas tengan todas las condiciones necesarias para que este periodo se mantengan lo más saludables posibles.

Cuidados necesarios de las tortugas terrestres

Para todas aquellas personas que quieren tener una tortuga de mascota, deben saber que algunas son más difíciles de mantener que otras. Es cierto que requieren menos cuidados que un perro o un gato, pero existen puntos en los que requiere de una buena atención.

A continuación vamos a analizar las pautas a tener en cuenta.

Alimentación

Es uno de los aspectos más importantes que hay que llevar bien. La alimentación tiene que ser variada. Estos animales son, por lo general, omnívoros, por lo que podrán comer tanto verduras y frutas como carne. Hay que tener en cuenta que el estómago de las tortugas no está preparado para asimilar grandes cantidades de proteína. Por ello, no es aconsejable alimentarla con mucho pollo o pavo.

Uno de los nutrientes más importante es el calcio. Lo necesitan para fortalecer su caparazón y sus partes más duras. Se les puede alimentar con higos secos, espinacas, acelgas y perejil. Es beneficiosos para su salud darle algunas frutas y verduras como tomate, pepino, lechuga, melón, zanahoria y manzana, pero hay que estar atentos a cómo responden a cada alimento porque se pueden indigestar.

Los especialistas en tortugas no recomiendan alimentarlas con cítricos como la naranja o el limón.

Espacio necesario

Estos animales necesitan de un espacio donde vivir. Al igual que un perro tiene su caseta, estos animales necesitan de su propio espacio. Se recomienda tener un terrario bastante grande para que se puedan mover con comodidad.

Muchas personas prefieren tener las mascotas en terrarios con materiales sintéticos, mientras que otros lo prefieren con tierra, arena y vegetación. En todo momento se tiene que mantener una buena higiene para evitar que la tortuga coja alguna infección.

La temperatura del terrario debe simular las condiciones de su hábitat natural al máximo. Hay que pensar que muchas de ellas no se adaptan bien al cautiverio. Por ello, hay que recrear al máximo todas sus condiciones naturales.

Nunca les puede faltar agua o iluminación que mantenga las condiciones del terrario estables. También puedes optar por tenerlas al aire libre en tu jardín. Para ello, el clima de la zona donde vives debe parecerse al de su entorno natural.

Espero que con esta información podáis conocer un poco más a las tortugas de tierra.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Especies de tortugas

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.