Tortuga mediterránea (Testudo hermanni)

La tortuga mediterránea es conocida por ser nativas de la costa norte del Mar Mediterráneo. Son muy populares para tenerlas como mascota por su carácter poco común. Su nombre científico es Testudo hermanni.

En este post podrás conocer todo acerca de esta tortuga, desde las características, como su hábitat, hasta los cuidados necesarios en cautiverio. ¿Quieres aprender sobre la tortuga mediterránea?

Características principales

Fotógrafo: Parco Natura Viva, in Bussolengo, Italy

Su cola le hace ser el distintivo especial. Parece como si tuviera un clavo externo en el que se apoya. Suele ser de color brillante, aunque conforme va creciendo desaparece.

Dependiendo de la zona donde se críen, podemos encontrar dos razas de tortugas mediterráneas. La primera es la occidental y la otra la del Este u oriental. La occidental es nativa del norte de España y el sur de Francia. También se le puede encontrar en el noroeste de Italia y algunas islas del Mediterráneo occidental. Pueden llegar a medir tan sólo de 15 a 18 centímetros de longitud. Por ello, son ideales para tenerlas como mascotas.

Por lo general tienen una mancha amarilla en la cabeza detrás de cada ojo. Esta mancha es la que le hace diferenciarse de la oriental. Como en ocasiones puede que el ejemplar no disponga de esta mancha, se puede fijar en una marca distintiva más fiable. Se trata de dos bandas oscuras que recorren la longitud del plastrón en la parte más vulnerable. Las tortuga orientales no tienen estas bandas y las occidentales siempre.

Por otro lado, la tortuga mediterránea oriental procede de sur de Italia, Albania, Grecia, los territorios de la antigua Yugoslavia, y los Balcanes. La cáscara de esta tortuga no tiene una forma tan abovedada como la occidental. También se diferencia en su tamaño. Son capaces de alcanzar hasta 20 centímetros de longitud.

Las marcas que muestran la distinción de las occidentales presentan menos color y contraste. La mancha amarilla detrás del ojo es más rara de encontrar. Para diferenciarlas claramente tenemos que fijarnos en su plastrón. No presenta el marcado mencionado en las occidentales.

Requisitos del hábitat doméstico

Por lo general, estas tortugas son bastante activas y juguetonas. Les encanta esconderse y escalar. Por ello, si la tienes en cautiverio, es importante proteger su casa para que no pueda caer al suelo, pudiendo llegar a morir.

Para que esta tortuga se sienta como en casa debemos introducir varios microclimas en su hogar. A veces necesita aire más frío y otras veces tomar el sol tranquilas. ¿Cómo hacemos esto? Es sencillo. Nos tenemos que asegurar de que existe un buen drenaje en un lugar elevado donde esté situada la mascota. Para conseguir esto, podemos crear un montículo de arena mezclada con tierra a una altura de 30 o 60 centímetros. El recinto debe tener lugares más soleados y otros con sol. De esta forma se garantiza que la tortuga posee los microclimas que necesita.

Si queremos tenerla al aire libre, tendremos que saber que son muy juguetonas, por lo que deben tener espacio suficiente para disfrutar y que se muevan. La dimensión ideal son 10 metros cuadraros por ejemplar.

Alimentación de la tortuga mediterránea

Estas tortugas son mayoritariamente herbívoras. Si la sueltas por el jardín, puede ir a buscar caracoles y babosas de vez en cuando. Por lo general sólo se le puede alimentar con frutas y verduras. No admite comida de perros ni alta concentración de proteínas.

Los frijoles se deben evitar por su alto contenido proteico. Su estómago no está preparado para manejar altas cantidades de este macro nutrientes. Si su dieta no cumple con las cantidades  altas de calcio y baja en fósforo, presentará debilidad en su caparazón.

Es muy común que los caparazones de las tortugas domésticas tomen forma piramidal. Esto es una pandemia que se extiende por las tortugas por la mala alimentación. Desgraciadamente no se hace mucho para evitar esta situación por el desconocimiento de los propietarios acerca de ello. Los dueños creen que los caparazones son así.

Por todo ello, es de vital importancia que la tortuga mantenga buenos niveles de calcio y bajos en fósforo. Podemos alimentarla con hojas verdes, malas hierbas, flores. Además, podemos darle trébol, altramuz silvestre, hibisco, escarola, lechuga romana, diente de león, berro, pamplina, hierba cana, hojas de plátano, planta de hielo, lila, rosa y zarzas.

Época de celo y cortejo

A pesar de que son capaces de aparearse en cualquier época del año, sus picos de actividad se encuentran en primavera y verano. Durante las tardes es más habitual ver a las tortugas realizando el cortejo previo al apareamiento.

Gracias a que la tortuga es muy activa, sus rituales de cortejo y apareamiento son bastante enérgicos y graciosos. Son dignos de ver. Los machos muerden a las hembras y luchan con otros machos para tener derecho de aparearse.

Incluso en ocasiones, la hembra puede sufrir algunas lesiones por conductas agresivas del macho. Las lesiones no son graves, pero es aconsejable revisar que la hembra esté en buen estado. Si la tortuga tiene una herida abierta, las moscas pueden poner sus huevos y que eclosionen en 24 horas. Esto puede provocar enfermedades en la hembra.

Cada hembra es capaz de poner entre dos y tres camadas al año.

Reproducción y nidación

Cuando llega el momento de depositar los huevos, la hembra se dirige hacia un lugar con pendiente que tenga buen drenaje. De ahí la razón por la que es importante colocarle un buen montículo de arena. Esto ayudará a ambos. La hembra pondrá el huevo como si fuera su hábitat natural y tú podrás encontrar más fácilmente los huevos y el nido.

La hembra crea una madriguera con sus patas traseras y hace un agujero de hasta 9 centímetros de profundidad. Por cada puesta es capaz de poner hasta 12 huevos. Luego los tapa para disimular el nido.

La temperatura determina el sexo de las crías. Sin son cercanas a 26 grados, es más probable que se produzcan machos y si están sobre los 31, serán hembras. El periodo de incubación acaba en unos 90-120 días y eclosionan. Las crías necesitan un cuidado similar a las adultas. Comen lo mismo y necesitan agua para beber y remojarse.

Como podéis ver, estas preciosas tortugas son muy demandadas como mascotas. Y tú. ¿te gustaría tener una tortuga mediterránea?

 


Categorías

Especies de tortugas

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.