Tortuga verde (Chelonia mydas)

Hoy vamos a hablar de una de las especies con más población extendida en todo el mundo. De nombre científico Chelonia mydas, la tortuga verde es una de las siete especies de tortuga marinas que habitan nuestro planeta. Su tamaño es muy grande y pertenece a la familia Cheloniidae. Su nombre fue atribuido a por el color verdoso de la grasa de debajo de su caparazón.

En este post vamos a hablar de toda la biología y conservación de esta tortuga. ¿Quieres conocer la en profundidad?

Características generales

La tortuga verde tiene un cuerpo aplanado que lo cubre un gran caparazón con tendencias a tener colores oscuros. Sus aletas poderosas las convierte en toda una gran nadadora. Por lo general, todas las tortugas marinas son carnívoras. Sin embargo, esta especie es herbívora. Su alimentación básica es de algunos pastos marinos y algas. Habitan en zonas de baja profundidad.

Una características especial es que cuando son jóvenes se aventuran a comer carne para desarrollarse mejor. Después, conforme van alcanzando la madurez, se vuelven herbívoros. Como el resto de tortugas marinas, la tortuga verde realiza grandes migraciones hacia playas donde hacen la nidación.

Existen gran cantidad de plantas en las que estas tortugas anidan. Esto las hace ser algo más vulnerables ante las acciones del ser humano. Son capaces de vivir hasta 80 años.

Hábitat y área de distribución

Como hemos mencionado antes, se trata de unas de las especies de tortuga más extendidas en todo el mundo. Nos la podemos encontrar en todos los océanos tropicales y subtropicales del planeta. Hay dos subespecies de tortuga verde que habitan en el Océano Atlántico y el Pacífico. Se diferencian en las zonas en las que anidan y en características genéticas.

Muchas de las islas caribeñas son el hábitat preferido de nidación. También se pueden encontrar en el sureste de USA, noreste de Sudamérica y en algunas islas que se encuentran en el norte del Océano Atlántico.

Una de las principales playas de nidación se encuentra en Costa Rica, en la región de Tortuguero. Esta región es de vital importancia para la tortuga verde ya que en sus playas se reproduce la mayor parte de la población del Caribe.

Alimentación y morfología de la tortuga verde

En el periodo de adulto se alimenta de algas y pastos marinos. Durante su juventud, añaden a su dieta algo más de carne como pueden ser pequeños invertebrados y cangrejos.

En cuanto a su morfología, se asemeja bastante al resto de tortugas marinas. Su cuerpo aplanado y de gran tamaño hacen ver que su cabeza termina en forma de pico. El cuello es más bien corto y sus cuatro aletas les hace ser grandes nadadoras.

Son capaces de alcanzar longitudes de hasta un metro y medio. Su peso ronda entre los 70 y 200 kilos. El caparazón, también de gran tamaño, puede ocupar hasta 120 centímetros. El color del caparazón suele ser negro con algunas tonalidades más clara. Conforme crece, se torna color verde oliva. Este color puede ser un perfecto indicativo de la edad del ejemplar en cuestión.

Comportamiento y depredadores

Los cambios drásticos en su comportamiento son dignos de estudiar por los biólogos de todo el mundo. Y es que dependiendo de la etapa de su vida en la que se encuentre, tiene un comportamiento u otro.

Por ejemplo, el su dieta. Cuando son jóvenes se alimentan de algunos invertebrados. Conforme van creciendo, es como si adquirieran una conciencia sobre el resto de animales.

Sus grandes depredadores son sin duda los seres humanos y los tiburones. Estos se alimentan de la tortuga verde siempre que pueden. Mientras más juveniles sean, más peligros y depredadores tienen. El momento más crítico de sus vidas tiene lugar en el momento de nacimiento. En el recorrido de la playa al agua y hasta adentrarse al interior, son presa fácil de aves, cangrejos y otros animales. Tan sólo una parte de todos los nacidos son capaces de llegar al mar. De esta pequeña selección, sólo unos pocos llegan a la etapa de adulto.

En la superficie son víctimas de ataques de zorros y chacales que excavan los nidos para comer los huevos. Esto ocurre principalmente en las playas de Turquía.

Ciclo de vida de la Chelonia mydas

Estas tortugas vuelven siempre a la playa donde nacieron para volver a anidar. Migran desde los lugares donde se alimentan hasta aquellos donde realizan la nidación. Algunas distancias recorridas son realmente increíbles, llegando a superar los 2500 kilómetros.

El apareamiento de las hembras se produce cada dos a cuatro años. Sin embargo, los machos acuden a las zonas de apareamiento todos los años. La época de apareamiento va desde los meses de junio a septiembre. Coinciden con las fechas en las que las playas están más pobladas por el ser humano. Esto hace que muchos lugares de nidación estén siendo gravemente afectados.

El proceso de apareamiento de las tortugas verdes no es muy diferente al resto de las especies de tortugas marinas. Son las hembras quienes eligen con quien aparearse, y luego de quedar preñadas se dirigen playa arriba en donde finalmente cavarán un nido en la arena y depositarán entre 100 y 200 huevos, para luego tapar el nido nuevamente con arena y regresar al mar.

Una vez ha pasado un periodo de entre 48 y 72 días, los huevos eclosionan durante la noche y se dirigen al mar. Sólo 1% de todas las tortugas que nacen llegan a ser adultas.

Las tortugas marinas pasan casi toda su vida sumergidas, pero necesitan de aire para poder respirar. La tortuga verde es capaz de reemplazar el aire de sus pulmones en tan solo tres segundos. Una vez hacen esto en la superficie, tendrá oxígeno suficiente como para 5 minutos, aproximadamente. Los pulmones permiten un intercambio rápido de oxígeno y evitan que los gases estén atrapados durante las inmersiones profundas. Por lo general, no van mucho a grandes profundidades para que les dé tiempo a volver a la superficie a por más oxígeno.

Estado de conservación y amenazas

Existen numerosas amenazas para todas las tortugas marinas. Por ello, los gobiernos han tomado una serie de medidas de protección. La principal amenaza de la tortuga verde es el hombre.  Con la pesca de arrastre destruye sus ecosistemas y con la constricción los hábitats de nidación.

La luz artificial también desvía a muchas crías que se orientan por la luna llena.

Como podéis ver, esta tortuga es digna de conocer y conservar.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.